2.9.07

obituario


Alegres ciudadanos de Papúa, Nueva Guinea, en busca de una pala


PORT MORESBY (AFP) - Varias personas enfermas de sida fueron enterradas vivas en Papúa Nueva Guinea por sus propios familiares, que no disponen de medios para tratarles y temen contagiarse, denunció el lunes Margaret Marabe, responsable de una organización humanitaria. En el marco de una campaña contra el sida, esta mujer, que ha vivido cinco meses en la región de la Alta Meseta, una de las más aisladas de este país pobre del Pacífico Sur, explicó haber visto cómo morían de esta manera al menos cinco personas. Marabe relató el caso de uno de ellos, que pedía socorro mientras le echaban paladas de tierra encima: "Uno de los enfermos era uno de mis primos. Les pregunté por qué lo hacían y me respondieron: Si les dejamos libres, en nuestra misma casa, vamos a contraer la enfermedad y vamos a morir".

3 comentarios:

Ulysses dijo...

hola:
Esto demuestra que la ignorancia,no sólo es peligrosa, en este caso es mortal. Me dio escalofríos.
Saludos

Julio Roberto Prado dijo...

la ignorancia siempre es mortal: reduce a la persona a la nada, porque la materia, sin el flujo de las ideas es un ente sin movimiento, sin justificación. Quien luego de meditarlo enterraría vivo a un prójimo (no digamos un ser querido) contagiado de una enfermedad: un animal. Esta conducta puede ser calificada de humana? podría pasar esto en latinoamérica?

Anónimo dijo...

y de que otra manera podría sobrevivir la gente en papua ginea ante el sindrome?

su respuesta es plenamente justificada y valida, que sea lo mejor PARA NOSOTROS no lo creo, aun asi se merece cierto respeto ante nuestra especie, sin dejarlos bajo la jerarquia humana y de los animales (o para algunos que somos animales, altamente evolucionados rso si) mucha seudo critica y poca perspectiva a la solución.

saludos!
son buenos articulos aunque tengamos otra perspectiva

Natu