26.4.13

Usan a bebés para promover el comunismo.




Una fuente cercana a la Fundación Contra el Terrorismo, quien pidió ser identificada como Q develó que cerca de agosto del año 1982, las fuerzas armadas nacionales descubrieron mediante trabajo de espionaje de campo la introducción entre la población civil de instrumentos de guerra provenientes de Rusia. Estos instrumentos fueron trasladados vía aérea por agentes de la KGB como parte de su plan de expansión de dominio y hostigamiento a los Estados Unidos mediante la toma de las Repúblicas vecinas. Se trataba de máquinas de adoctrinamiento diseñadas en los laboratorios de la sección de desarrollo técnico bajo el mando de Víktor Mikháilovich Chébrikov. Q subrayó que se eran artefactos de la guerra sucia, pues fueron disfrazadas de bebés, para ocultar su poder ofensivo. Una vez introducido el bebé en la población civil, dado que era un robot, podía hacer caer fácilmente a una patrulla de seis hombres armados o volar un tanque, siendo utilizado como bomba. Además de ello, el bebé robot socialista era capaz de transmitir mensajes telepáticos para compeler a la población a aprobar tres temas específicos: 1. El fin del colonialismo. 2. La destrucción del español como idioma único. 3. Aprobar el matrimonio entre varones; o peor aún, entre las hembras. Todas cosas horrendas que por fortuna fueron neutralizadas a su tiempo por la acción rápida de nuestras fuerzas armadas. 


A principios de junio de 1945, un barco con bandera neozelandesa atracó en Puerto Barrios, dejando alrededor de cuarenta hombres de origen desconocido quienes se adentraron en el territorio utilizando el puerto pluvial de Panzós. El informe Erobert Republik reporta que se trataba de oficiales del Tercer Reich, bajo el mando del Ministerio de Ciencias Avanzadas, seleccionados para prolongar el dominio nazi, en caso de ser derrotados. Luego de ser sometidos a cirugías para modificar su apariencia, se confundieron entre la población local. El plan consistía en utilizar métodos modernos de persuasión tales como la hipnosis, para lograr inocular a la población de tal manera que el horror les resultara ajeno. Ello provocaría que ninguna atrocidad de las que cometieran sería castigada, denunciada, juzgada o publicada. Para ello, utilizaron ondas FM transmitidas por la Torre del Reformador, una construcción metálica en el centro de la ciudad. El siguiente paso del plan es utilizar la posición geográfica de Guatemala, a fin de hacer sucumbir el continente entero, mediante la guatemalización del territorio. Que Dios y la Reina nos ayuden a detenerlos.