24.9.10

Ludwing

Entramos al teatro
y tomamos asiento
entre señoras y el murmullo
las luces desaparecen
la orquesta afina
cuánta emoción
cuando el primer violinista
da la señal a los otros
la novena de Bethoveen
arranca como un tractor
yo guardo silencio
mis vecinos enmudecen
algunos se duermen de inmediato
yo intento contenerme
si cierro los ojos
veo claramente
al mundo rompiéndose
como las piernas de un soplón
en el sótano de un restaurante
las paredes de mi casa
los papeles de la oficina
las cárceles
los hospitales
las iglesias donde no me casé
pedazos enormes
desintegrándose en el vacío
es la cáscara de todo 
lo que veo perderse
debajo de las cosas
la desnudez es un desierto
en el  que se escucha el retumbo
del agua venir
como docenas de elefantes
un océano violando lo seco
con olas, pájaros y peces
yo me ahogo
ciudadano de la Atlántida
en el único bautizo posible
y aplaudo
de pie aplaudo
a los músicos
a Ludwing
¡oh Señor lo que ha hecho ese sordo!
quiero escribir
aquí están mis ojos

6 comentarios:

DIANA dijo...

Prado querido..!!

Esta nueva presentacion del Blog me ha encantado! como con nueva vida y color!
y tambien me ha encantado tu escrito a Bethoveen, un genio sin duda.

Besos!

D

Diana dijo...

Hola Prado!

Que curioso, voy a dejar un comentario debajo de otra Diana.

Decia un amigo que su mayor temor era quedarse sordo, porque asi no podria escuchar a Bach. Supongo que le sucederia con Bethoveen.

Saludos, y seria bueno que me visitaras en Xela :)

Diana dijo...

Ah, me alegra que no sea la unica a la que le gusta la agenda telefonica :)

Prado dijo...

Gracias Diana, era la idea: darle algo de vida al blog. Un abrazo.

Diana! estás en Xela? qué genial. Claro que te visitaría. Como excusa además para ir a Xela! Un abrazo para ti.

lu! dijo...

Este me gustó mucho, me gusta cuando son rápidos y te tiran imagenes por monton.

Saludos

Lu

Prado dijo...

Saludos Lu! un abrazo.