10.7.10

Viena Capítulo II: Cuando llueve en Austria.







la silla rota todavía está en el comedor
esperando que vengas a probar el desayuno

yo desmenuzo el universo
luz por luz
pero la ceremonia nocturna
de los disparos y las sirenas
me obliga a pensar en sábanas blancas
con manchas de color marrón
como bandadas de gorriones

de trece canales en la tele
ocho son de porno cuando oscurece en Viena
me siento tan solo en esa cama
mirando los dos sillones rojos
y los trenes marcharse sin nosotros

el Danubio es azul
sólo a las dos con quince de la mañana
no debe haber mucha luna
el U-Bahn debe pasar sobre el puente
es necesario oír a los barcos chocar contra el muelle
para bailar un vals sin sentirme cojo

cuando vuelva a América serás una isla
yo seré el mar y nos llamaremos trópico
habrá calor
nuestros dedos olerán a hierbas
finalmente sabremos qué hacer con la alegría
tómalo como una promesa

es verano en Austria y llovizna
empapado
es cuando más te hecho de menos

6 comentarios:

lester oliveros dijo...

Pero el Danubio ya no es azul, recuerdo que hace 10 leí que una soñadora le dio un mensaje a un escritor en uno de sus puentes. Pero el tipo dijo que ya no era azul, ese tipo era Gabo. saludos.

Prado dijo...

sólo es azul por las madrugadas. Azul. Blue. Blues. Saludos Lester.

Fabrizio Rivera dijo...

Que cosa mas importante es saber que sera hara con la alegria.

Dr. Prado, como siempre mis respectos.

Cuando podas escribime, te tengo una charada que contarte.

Saludos.

Prado dijo...

ok. escribo. saludos Fabrizio.

Pirata Cojo dijo...

Maese, ¿Qué hace tan lejos?, se perdió el Beatles day el sábado pasado, con mi hija menor nos la hemos pasado bomba, viendo presentaciones y asistiendo al concierto que estuvo de rechupete.

Me encantaría ir a Salzburgo y conocer las calles por donde transitó don Wolfie, a ver si se me pega un 0.05% de su genialidad, que me anda haciendo falta, se te extraña manín, espero estar en lo de la feria del libro, está apuntado, ojalá el trabajo deje.

Abrazos

David Lepe dijo...

ah, las islas, LAS ISLAS...
las fotos están supremas, como la pizza.