8.8.13

Satanás Cabalga mi Alma, desde David Lepe.

Durante mi primera lectura del libro de cuentos Satanás cabalga mi alma, de Julio Prado, resultó imposible sacarme de la mente las ideas “así escribe Julio”, “la gente qué pensará de este relato” o “van a creer que aquel está chiflado”. No siempre se conoce en persona al autor del libro que lees, y menos llevar una relación amigable y afectuosa con él. Y creo, eso me nubló la vista. 

Pero hace unas semanas me reencontré con esta colección de 21 relatos, los cuales ahora me los disfruté como niño en juguetería, o con Playstation, o Nintendo DS... la idea es esa. 

El mundo presentado por Julio ya lo conocemos porque lo hemos visto en ocasiones, además también nos lo han contado. Es oscuro, pero colorido. Es amargo, pero con bordes dulces y otros salados. Este escritor/abogado entra hasta el fondo, hasta la cocina de la casa, y nos golpea en la cara con una chancleta. 

Julio es el protagonista de los cuentos en los cuales con saco y corbata acompaña a su compañero de trabajo a quitarse la cruda al bar El Portalito un lunes por la mañana, se enamora de manera fugaz de una secretaria quien escribe y lee poemas en un café bar o de una flaca intoxicándose de alcohol en una cantina, va a redadas trabajando para el MP esperando que un marero no le clave un cuchillo por la espalda e invita a Dios a una cerveza para charlar.

Por momentos pareciera que es el único ser a quien le cae lluvia de la nube que lleva por encima, y por otros se convierte en el rey de lo suburbano.

Cuando presentaron el libro, lo catalogaron como un videoclip en letras por ser tan visual y hacer que las imágenes corran unas tras otras, como huyendo de algo, como si Satanás cabalgara el alma de esas palabras.

Si te interesa el libro puedes escribir a Editorial Cultura (editorialcultura@gmail.com), y para conocer más sobre Julio su blog es noticias para dios. Tiene otras publicaciones, pero sus compulsiones y traumas ahora son derrochados en el twitter.

No hay comentarios: