5.11.10

El puño de Douglas en la quijada

mis mujeres y yo hemos sido
una luz penetrando hacia las flores
empezamos todas las veces
tomados de la mano
como  niños en excursión hacia el parque:
podíamos tener
las risas los globos los pájaros
la calma por las tardes
pero antes o después
en algún lugar nos perdimos
yéndonos más veloces que en la llegada
como tren que atraviesa el Japón de madrugada
aferrándonos al mundo
como se toma el agua de una ola
con toda la belleza
del puño de Douglas contra mi quijada:
un hijo a la distancia
pájaros volando a las cinco y media
árboles incendiándose en el jardín
treinta y un años reflejándose en el espejo
a las tres y media de la mañana
me quedé calentando las sábanas
reservando mesa para uno
pagando mi funeral en sesenta cuotas
el primer requisito para estar muerto
lo cumplí hace diez años
estoy indefinidamente solo
como Tyson cayendo a la lona
un sábado por la noche
con mi abuelo como testigo
yo juré que si me noqueaban
lo primero que haría
sería sonreír y abrazar a mi madre
y heme aquí con los brazos abiertos

8 comentarios:

Engler dijo...

nocaut o abandono en el último round...

Prado dijo...

eso mismo. salud colega!

producto1606 dijo...

Que bueno está.

Diana dijo...

Me parece como si fuera una recopilación lírica de las últimas entradas.

David Samayoa dijo...

Vuelve la mirada, y dime que ves?
Eres el boxeador, entrenando en la playa... lanzando ganchos de izquierda al aire...

http://www.youtube.com/watch?v=07nXIt4kgg8

Prado dijo...

Saludos buenas personas. No había oído la canción. Está buena. Gracias D.

P. Mitelstet dijo...

ja! me sacaste las risas dese el verso de las 60 cuotas!... bueno, bueno

la-filistea dijo...

No, no creo sentiste como que fue te fuiste a la lona pero estas muy bien parado. Lo digo sin albur!

Por cierto me gustaba o me acostumbre a las negras paredes de tu casa!