7.9.09

Redoblantes

Es domingo por la tarde y no ha parado de llover. El aguacero cayendo sobre los techos de lámina produce un concierto de redoblantes. Es una tarde solemne. Es un buen día para los entierros. Oyendo a los tambores, viéndo acumularse el agua sobre las aceras, hasta me podría permitir hablar con dios y agradecerle por el queso mascarpone, la nutella y las fresas; por los ojos de Vania y por los bigotes de los gatos. Pedirle que los poetas que pasan hambre siempre tengan a la mano un lápiz y los niños un barco para naufragar en otras islas. Rogarle que nos oiga, dios, una tarde de domingo que no esté ocupado sacándole hasta el último centavo a los pobres que le rezan para curar enfermedades que él permite. Pero éste es un día solemne, no uno optimista.

17 comentarios:

los perros románticos dijo...

qué bueno que es leerlo siempre señor. Más cuando en Buenos Aires también llueve, y esa lluvia me arruga los ojos, que lloran por un fatal amor, que está lejos, que nunca más volveré a ver.

los perros románticos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eme dijo...

No seas tan duro con Dios, que es Domingo y seguro que con la lluvia le provoca ir a un entierro a el tambien*

Mi domingo fue de 100ºC*

besosdulces*

paola guillen dijo...

hay lo de el qu4so, la nutella y las fresas suena bien , me dio antojo
jeje...

la lluvia siempre viene acompañadad de sentimientos ya sea alegres, o tristes.

David Lepe dijo...

No creo que dios cobre derechos de imagen... tampoco creo que nos escuche.
Saludos compañero.

Prado dijo...

Es un gusto leerle también, estimado LPR. Que los amores se renueven y que el corazón agradezca estar vivo. Eso.

Eme. No soy duro con dios. te lo aseguro. dios no cree en la muerte, los entierros le dan risa. por eso toca redoblantes en los techos de lámina. por eso, junto a las alegres panderetas.
saludos.

suena bien y sabe bien, paola. saludos!

si dios cobrara derechos de imagen me gustaría ser de su equipo de ventas. e. Lepe Grande, amigo, David. Un abrazo.

permiso, voy a subirme a una bicicleta que no es bicicleta para fingir que me largo a dar una vuelta por la montaña.

Juan Carlos Lemus dijo...

hay tardes màs tristes que las señoras que aman a dios,
tienen la intensidad de los sonidos de la lluvia en el patio, y la tarde es una orquesta con sus instrumentos rotos. saludos, Prado, y que esas tardes de domingo nos hagan aullar, como lo hacès frente a la nutela y el queso.

Vania Vargas dijo...

Ojos que agradecen poder ver de cerca cómo ven sus ojos. Bello el texto, besos.

Nancy dijo...

Cierto, los días de lluvia son ideales para entierros...
cierto todo lo que sientes y sale a borbotones por tu teclado...
pero en cuanto a dios, ay mi querido Prado, allí si que no opino, ya sabes por qué...

MARIOMARCH dijo...

la solemnidad, esta peleada desde siempre con el optimismo...

a veces, quizá, que se yo... a lo mejor por eso soy demasiado solemne.

Miss Trudy dijo...

Para mi el sonido de la lluvia es agradable, relajante, mas como interminables aplausos de diferente intensidad, mientras que los redoblantes ... que pasan constantemente enfrente de mi guarida en estos dias ... me tienen DESESPERADA. ;O)

Andrea dijo...

Paso de nuevo por aqui, reconfortante, el leerlo me hizo recordar los pasos a seguir cuando viene la lluvia
1. Preparar la cama
2. Encender el DVD
3. Poner la bebida al lado
4. Salir a mojarme
5. Secarme las ideas, recuerdos
y cuerpo.
6. Regresar a la cama, disfrutar
el frio de la soledad a mi
lado... Y si.... despues de
saber que hay vida... mi boca
REZA!

PROSÓDICA dijo...

Eso de la lluvia en la lámina me recordó la canción de Norah Jones que va así "...And I want to wake up with the rain
Falling on a tin roof
While I'm safe there in your arms...". Lo máximo esa canción... justo para este tipo de días.

Bueno, Aviador, hay todo tipo de días (menos mal), ya encontrará usted otro tipo de canción que los acompañe.

Abrazo

Lully desde Ref. al desnudo dijo...

Pero un día bonito por las letras sensibles que tocan espíritus como el mío.

Un abrazo con buena vibra!

Xander dijo...

Pues he de decir que con eso de los entierros, los prefiero soleados y secos.

Cuando llueve la gente se apretuja bajo los paraguas, que nunca son suficientes para todos y de todas formas le toca a uno mojarse.

Tener que enfrentar la mortalidad de una forma tan directa es bastante incómodo de por sí, pero hacerlo mientras el agua helada le escurre a uno por la espalda, es realmente excecrable.

Issa dijo...

wow!!!!! breve pero hermoso y directo eso y más le pido yo a Dios... que lindo mensaje!

More dijo...

Dios no hace esas cosas, querido Julio... me parece que con esa misma pena y con cierta vergüenza mira todo aquello que hacemos los "hombres" a cuenta de eso del libre albedrío.
Cariños.