10.5.09

Traición


No son las personas ni las cosas las que al final me traicionan. Son las ideas. Me explico: si voy al supermercado digamos que, por dos libras de papa, cuatro cebollas, leche descremada, una docena de huevos y una caja de cereal, lo que acontece entre el pasillo de las verduras y el de los lácteos es asombroso. La estantería de los frijoles es abatida por el golpe de una garra. Tres o cuatro dedos verdosos con uñas negras, afiladas y enormes, anfíbicas, que hacen rodar a las latas cilíndricas pordoquier. El anfibio se acerca a mí y a mi carretilla cargada de frutos frescos. Me observa detenidamente y habiéndome examinado me hace sentir su aliento que no es de aire, sino de fuego. Yo para ese entonces, ya empuño la espada y confío en mi armadura. Todo esto, sin dejar a un lado mis gafas graduadas y mi cara inconfundible de geek.
Minutos después estoy en la caja registradora pagando una lata de atún, dos bolsas de hielo y una botella de Jack con mi tarjeta de crédito favorita. Mientras que el dragón, yace muerto en la sección de ropa interior femenina, cerca de los sostenes de encaje y al lado de las tangas. Queda una intensa batalla. Era un anfibio decente. Mucho más que el del domingo anterior.


14 comentarios:

David Lepe dijo...

nice!

PROSÓDICA dijo...

JJJaaaaaaaaa!!. Esto se leyó tan yo y mis "SOS, la cagué, la cagué grueso" que de pronto sólo escupo de la boca jajaja (ah, y aún SOS inatendido, queja-reclamo. Bromas).

Yo digo que se lo atribuyamos a las pastillas y así los dos nos podemos lavar las manos con un café pendiente o un traguito... ¿qué te parece mi propuesta?.

Abrazotes sin contabilizar, mi buen amigo.

Kaede dijo...

talvez, como nosotros, los demas no notan nuestra existencia

y persistimos

bonito texto!

Prado dijo...

Gracias David.

Por supuesto que atribuyámoselos a las pastillas, Prosódica. Traguito suena, bien, fantabulosa amiga. Estad atenta a mi convocatoria.

Gracias Kaede. Pero espero que todos noten nuestra existencia y viceversa. Son tan interesantes los otros. Y algunos tan queribles...

abrazos globales.

Nancy dijo...

Prado, eres tan increíble. Me hiciste reír y reírme de mí y mis batallas en el súper. Yo se lo atribuía a mi mente loca... ¡plop!

José Joaquín dijo...

Lo raro es que haya sido un anfibio decente, con lo difícil que es ahora, con esa crisis de valores anfibios que tanto mal le hace a nuestra sociedad de siglo veintiuno.

Goathemala dijo...

Es que la imaginación juega esas pasadas y algunos no crecemos nunca ni tenemos remedio. Tampoco lo buscamos ni necesitamos.

Te soy sincero, creo que le venciste porque salió acuchillado de nuestro enfrentamiento.

Un abrazo, hoy me duele Guatemala, cachis que asco de políticos.

Estrada dijo...

El bendito quehacer de esta literatura, digo yo, señor prado. Zalemas

Andrea dijo...

El mío es un reptil verde que me susurra que el jarabe para la tos lo rebaje con Johny Walker, "Total, todo se está yendo a la mierda", ves, allí está otra vez.

Fox dijo...

Era un anfibio decente... pobre anfibio la verdad no tenia la culpa de que prefieras el jack daniels al vodka, que por cierto a mi entender es mas apetecible.

De ahora en mas pretendo seguirte, si es que me lo permites y te dejare mi raya siempre que pueda y cuente con tiempo libre.

Ademas de agregarte como sitio amigo si no enojas.

Atte. [Fox]

http://eramosiguales.blogspot.com
http://eramosiguales.blogspot.com
http://eramosiguales.blogspot.com

Prado dijo...

somos un grupo entonces, Nancy. El supermercado es un terreno peligroso para mentes como la nuestra.

Abrazos.

Cabalmente Don JJ. Preocupame en demasía.

Creo que el anfibio del domingo pasado estaba emparentado de manera lejana y obscena con un político, Goathemala. Igual ya está muerto.

Eso mero César.

A vé que historia la que armó, Andrea. Me gustó como para el final de la mía. Gracias.

Bienvenido bienvenida Fox. Gracias por seguirme, por agregar un vínculo de mi blog en su página.

Dios les pague su bondad, mientras yo salgo de deudas.

Salvense.

maalexandra dijo...

tal vez la botella de jack haga la bondad de prepararte para la proxima batalla*

Basurero Usurero dijo...

Interesante tu propuesta pero falta estilo, no fluyes como deberías, te estaré siguiendo. Suerte.

Johan Bush Walls dijo...

Los anfibios se volvieron un problema cuando a las dulces doncellas les dio por abrazarlos y besarlos.

Quizá ahora las princesas tengan que vomitar, para que los anfibios vuelvan a su estado original.

Salú pue