18.3.10

San José, Costa Rica

Un curso me trajo a Costa Rica. Estoy encerrado en el hotel desde el domingo. Me voy el sábado. Lo que conozco de San José es un salón de convenciones, la habitación 1028, una ventana con árboles secos que se mecen con el viento plagado de humedad, y montañas llenas de vegetación. He salido todas las noches a caminar por las calles, vacías, tranquilas, sin tráfico y muy poco ruido. Los negocios del centro cierran temprano, el parque central está lleno de aves, pericas que cantan. Las calles están empedradas, faroles enredados con flores. Esquinas con pollo frito. Restaurantes chinos donde venden cerveza. Entré el domingo a uno. Me sirvieron la cerveza y un vaso lleno de hielo. Se supone que uno bebe cerveza con hielo. El restaurante chino también tenía una rockola, donde sonaba Gun's n Roses y Héroes del Silencio, mientras un mariachi tocaba en la mesa de al lado y un niño asiático se paseaba entre las mesas con su patín. La cerveza es buena. Las calles transitables. Caminas, eso me gusta, con la brisa pegándote de frente. Las prostitutas llenando los casinos. Los rótulos de neón intermitentes. Manadas de tristeza, olor a salitre, los días en retroceso. De San José he conocido hasta ahora, la calma de una ciudad en días que se me vienen en reversa. Se escucha a lo lejos el sonido de un saxofón iniciando un blues lento acompañado de un piano, con sabor a güisqui y tabaco, mientras lo único que tengo a la vista para acompañarlo, es la versión de San José, tras una ventana, interrumpida por los árboles que se mecen con la brisa y las montañas pobladas de nubes. No quiero regresar a Guatemala sino a la gente que amo. Son el único país que me habita.

10 comentarios:

LaCiEgakEtoMafoToS dijo...

ser extranjero...

ke delicia ser extranjero... peor solo a ratos...

güichita dijo...

Tu descripción me recordó un libro maravilloso. Hermosa! Si tenés tiempo visitá el teatro nacional. Es un teatro de estilo francés precioso. Es lo único que recuerdo claramente de C.R. Eso y que los ticos son realmente malos conductores. Eso dice siempre mi papá y su familia es tica. Te dejo siempre un abrazo fuerte.

Prado dijo...

Y si uno se siente permanentemente extranjero, Alejandra? un abrazo enorme para ti y para tu familia.

Gracias Güichita. Es cierto, el Teatro es un edificio hermoso. Ahora mismo hay un Festival de Arte en la ciudad. Mañana voy a ver a Luis Eduardo Aute. Gratis. Ja! Un abrazo.

Fabrizio Rivera dijo...

Prado=Fabuloso.

Mismo efecto de siempre, odio la ultima linea de tu post, solamente por ser la ultima.

A diferencia de Guichita, mi recomendacion sera un poco mas carnal: visita el pueblo.

Un abrazo Prado.

App dijo...

Tus últimas dos frases me han enamorad, Prado. Como siempre, me gusta mucho lo que escribes :)

David Lepe dijo...

viajar da nuevos ojos.

Blanca Estela dijo...

Y que pronto te manden a Chile a cursar alguna obligación. Puede que para ese entonces a mi me manden a Egipto y nos saludamos por la ventanilla del avión aunque sea! Lo peor al parecer ya culminó en mis tierras. A mi me pasa que cuando escribo no me despego nunca de los pájaros, ni de los árboles, ni todo lo que soñé un día. Es lindo ese país que te habita, y es terrible.

Pirata Cojo dijo...

No te perdés de mucho, los muertos siguen muriendo, los vivos parecemos muertos y a los heridos no los atienden en los hospitales por falta de presupuesto, ya lo decía el Canto Florido, "Bello país de la muerte lindísimo país te gustan los cadáveres y para qué negarlo."

Perdón por la tristeza dijo Sabina además, abrazo brother, buenas letras como suele suceder.

Anónimo dijo...

A mi me encanta la cultura y el ambiente de Costa Rica, especialmente en el centro. Si tan solo se pudiesen teletransportar a los seres queridos, no?

Trudy

Nuci dijo...

Q buena la descripción pradishi.. si te vas un poco mas a las playas puede ir variando me parece :D
saludos, un abrazo