23.2.08

destino

He puesto uno de esos discos en el reproductor. De los que oyen los borrachos cuando se les parte el corazón. Literalmente. Elliott Smith se apuñaló exactamente en ese sitio, cuando decidió matarse. Lo hizo después de grabar estas canciones que de por sí, eran el vaticinio de su rendición. Liarte con el dolor puede conducirte hacia una perspectiva distinta de las cosas. En mi caso, me predispone a una estética fluida. Es cuando te alejas de los objetos cuando los aprecias en su justa dimensión. Voy en el auto, por cierto. En el espejo retrovisor a lo lejos se distinguen las luces que por las noches alumbran Guatemala, ciudad. A veces me da por manejar en la noche. Sin un rumbo predestinado. Vengo de la nada y voy hacia allí . Sólo soy un detalle más de este paisaje, y si te descuidas, puedo consumirte conmigo. Echar raíces, me entiendes. Pero no es ese el motivo de este viaje. Es sólo tomar el volante y conducir. Oyendo discos que me hagan sentir miserable. Hasta que no vea más luces, hasta que no conozca exactamente dónde estoy. Hasta que mi suerte dependa de los ladrones y asesinos, menos citadinos, de carretera. Esos escondidos entre la espesa vegetación que inunda este país, plagado de tropical fools. Tontos como éste que conduce sin destino. Una vez conduje hasta México. Dejé el auto tirado en Tapachula y luego tomé un bus hacia el Distrito Federal. Cuando estaba en la habitación del único hotel disponible a las cuatro de la mañana, traté de recordar de qué estaba huyendo. Y no lo sabía. Me asomé a la ventana y contemplé el esplendor nocturno de una ciudad desconocida. Me fumé un cigarro que saqué de una cajetilla comprada en algún lugar de Oaxaca donde estacionó el autobús. Acabé con las diminutas botellas del minibar. Borracho tomé la guía telefónica y disfruté no encontrar ningún nombre conocido en sus dos mil quinientas páginas. Regresé dos días después sin decir dónde había estado. Pero esta noche no habrá México para mí. Sólo caminos oscuros como este, que recorro sólo, en el auto. Quiero ver de lejos las calles. Sentir la nostalgia de las esquinas. La ausencia de olor dulce de la ciudad, que más que urbe, es una guarida de sicarios. Huir de la ficción que es Guatemala. Que no es. Que no será. Que nunca fue, una ciudad para nosotros. Demasiadas posibilidades de morir sin dejarte más herencia que el recuerdo de este tu amante entregado. Demasiados días en los que estás centrada en ser tú, y calcular las consecuencias fácticas de serlo, mientras que yo tiendo a la ausencia, a dejarme a mi suerte, mientras intento descifrar esa idea que nos haga felices. A divagar. Cualquier cosa con tal de no pensar en el cepillo de dientes que sobra en mi baño. Todos los caminos conducen a tí, lo sabes. Aunque al final no seas más que una sombra inasible, como todo objeto deseado.

30 comentarios:

elisa dijo...

todavía no te conozco muy bien pero lo que dices me interesa. Te invitamos a resolver un pequeño problemilla durasiano. si aceptas, bienvenido!
Si no aceptas será ,mejor que restituyas el cuadro macabro, broma macabra, que tenías antes. Un atento y cariñoso saludo.

More Baker dijo...

Siempre que me meto en tus escritos, salgo extenuada, como si terminara de hacer 3 kilómetros de piscina. Qué disindad. ¡Quién plena tanto! La admiro!
Saludos, amigo.

The Black Wizard dijo...

vengo de la nada y voy hacia alla... he sentido esa senscaioón, por lo general tus textos dejan a uno ideas tan claras que poco se puede comentar.... muy buenas letras como para ser abogado jaja son pajas saludos grandes para vos

SuB-UrBaNa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SuB-UrBaNa dijo...

Me quedè pensando en ese cepillo de dientes que sobra. Creo que esa frase serà una frase obligada a escribir y repetir en alguna cosa que vuelva a escribir uno de estos dìas. Y mientras escribo esto en este mismo instante, te imagino en ese auto. Y me imagino un olor a piel que debes tener en las manos cuando vas conduciendo.

24 de febrero de 2008 11:57

anamorgana dijo...

Muy intensos tus escritos, uno se mete tanto que da pena que termine.
Todos caminamos hacia la nada.A quien no le ha sobrado un cepillo en su baño.Quien no se ha dado la vuelta al caminar por la calle ante un olor. Besos
anamorgana

A N D A L U Z Z dijo...

No sera la interminable busqueda de nuestra identidad en el destino....
salu2

Vlad dijo...

Nadie me vió partir... nadie me espera...
Siempre he pensado que cuando esa línea aplique a algún viaje que haga, voy a morir.
Amo la ciudad de noche, ¿cómo es Guatemala?, ¿siempre tan distinta en cada esquina cuando la luz natural no la toca?, Lo mismo pasa aca.
Te mando un abrazo al ritmo de Nina Simone.

sarah dijo...

Prado:
Elisa me ha hablado de que deseas unirte a nosotras.
Estamos estudiando el caso aunque si ella dice que tienes posibilidads la respuesta es casi que sí.
El protocolo durasiano es muy riguroso.Poco a poco te lo iremos dando a conocer , al mismo tiempo que se lo estamos dadndo a conocer a nuestras jóvenes colabordoras.
Debes por lo tanto linkear este blog o mandarnos un mel para que lo hagamos nosotras.
un abrazo. Nos alegramos de tu decisión. ¡Bienvenido!

Nuci-tah dijo...

a menudo me pasa que estoy mas cerca de alla que de acá...
saludos y un abrazo

Frabisa dijo...

A veces, necesitamos huir, escapar de nuestra propia realidad porque por dolorosa se nos torna insoportable.

Olvidamos que vayamos donde sea, el cepillo de dientes seguirá estando ahí, sobrando hasta que su dueño regrese o decidamos tirarlo definitivamente para poner uno nuevo.

Me gusta leerte.

Un beso

Quillén dijo...

Cuantas veces habré deseado hacer eso, irme lejos muy lejos. Ser cualquier otra persona, en cualquier otro lugar, haciendo cualquier otra cosa. Se ve que no soy la única que piensa en el recurso de la huída. Me encantó la forma en que el texto me iba llevando. Me gustó hacer ese viaje...
Abrazo enorme.

elisa dijo...

Ya te hemos añadido a los tres blogs para trabajaresee los tres contigoos dos bos de Elisa y el de Sarah.
Uno de nuestros mejores colaboradores también desea añadirte al suyo para trabajar con los cuatro blogs juntos. Necesitamos comunicarle tu aprobación como hiciste con nosotras, se llama Lucrelio y espero que pronto seáis excelentes colaboradores y amigos en el pryecto durasiano. ¡Bienvenido!
un cariñoso saludo.

La Filistea dijo...

Yo a veces camino sin rumbo, tomo una pista muy buena que hay por aquí y camino hasta llegar a la playa.

Que te puedo decir Julio, vos siempre me cavilando.

Seguis teniendo a Magritte, gracias!

A do outro lado da xanela dijo...

Simplemente coger el coche y conducir, con la música como única compañera, rodeado de todos modos de silencios, huyendo sin saber de qué...

Cuántos kilómetros vacíos habré hecho yo en las mismas circunstancias.

Un abrazo cargado de admiración, como no podía ser de otra manera, tras haber leído tu texto.

Ana (...) dijo...

Este texto me resulta perfecto, lo releo ahora y vuelvo a pensar lo mismo, no sé bien qué decir si no esto. Terriblemente sensato, creo que es la perfección de un vacío, al menos yo noté el hueco.

Por otra parte, por esas calles me dejaron un apunte de César Vallejo en la imagen que te robé, yo no tenía ni idea, me parece muy curioso.

PROSÓDICA dijo...

yo no se si es que cada vez nos conocemos más o tal vez nos parecemos en más de algo alla a lo lejos, pero cuando te leo, siento leerme (obviamente mejor escrito y mejor redactado y sobre todo más extendido jajajaj).
He manejado muchas veces así, cuando ando triste me gusta mucho más hacerlo por que me permite concentrarme, meditar, enfocarme, no sé, algo asi como cuando cantas en la ducha. Algún otro diría que es pura evidencia de la gana de huir que tenes de una circunstancia particular o una persona....

abrazos July, después de éste, sí me ofrezco como tu editora jejeje.

satira dijo...

hoy me sumergi como si fuera esto un mar y esque a veces es rioo sentir la nostalgia y creo que le encuentro mas sentido a ala vida cuando se que a que le tengo ese sentimiento ufff me encerre bastante me gusto...

saty : 9

sarah dijo...

prado:
toca la Lira,
construye , haz una Lira,
que nuestra Niña estÁ triiiste, prado, mi buen amigo....haz una Lira ...o haz lo que qierAs , pero dAte prisA, poR DiOs!

Buttercup dijo...

Cuando se conduce de noche,sin nada que nos enturbie,a veces,sólo a veces,se puede hallar el camino que no se ve con los ojos...
Me gustó tu reflexión.
Un abrazo!!!

nickjoel dijo...

seguir adelante, consquistar metas que nos son interesantes, ser feliz lo mas que se pueda, todo lo demás se va viviendo por añadidura.....

mujer del traje gris dijo...

ja.
y como te va cn la resaca??

mujer del traje gris dijo...

cómo megusta el titulo de tu blog, cómo me gusta....!!
:)

El Dilema dijo...

como siempre me meti en la lectura son tan fantasticas.


saludos prado

Prado dijo...

Mis queridos lectores y lectoras. Hoy abunda de todo en mi vida, menos tiempo. Quisiera agradecer, nombrándolos a cada uno, su visita, pero no lo podré hacer este día. Sin embargo, sepan que éste su servidor les agradece la visita. Y que anda de lo más elocuente y cursi.
Adiós. (hasta otro día)

sarah dijo...

ES EL SEÑOr!
es!
es!

anamorgana dijo...

un saludo. besos
anamorgana

El lenguaraz dijo...

¡Cuánto dolor rezuma esta entrada querido amigo!; puedo recordar este tipo de situaciones, cuando, de duelo por mis mitades coyunturales, me abandonaba a vagabundeos lírico-emocionales (casi siempre chafados por algún borracho o un estúpido/a puestos en el mundo para devolvernos a la realidad prosaica. Es muy arduo atravesar ese núcleo de pasión en reversa, en el que las ausencias se convierten en una presencia que ofusca, y puede llegar a ponernos en trances de elevado riesgo. Si sobrevivimos a varias de estas experiencias, empezaremos a adquirir esa distancia de las cosas a las que unos llaman decadencia, y yo, tenaz en sostener mis percepciones, entiendo como sabiduría. Soy un sabio de mi mismo, y mi bagaje es completamente inútil para cualquier otro individuo, pues cualquier mapa del tesoro, debiera convenir, al menos, la concepción de lo valioso, para evitar inundar la tierra de agujeros que no van a ninguna parte.

cr dijo...

Llego aqui desde el blog de Suburbana y me encuentro con alguien que es de Guatemala y que todavia se permite y sabe hablar de tristeza. De una tristeza simple y llana y de ganas de escapar y de fumar y de estar enamorados. Hace tiempo que no hago eso, que trate' de sacar a la tristeza de mi vida con todos esos discursitos new age y me la encuentro disecada y cada vez mas adentro.
Me quito entonces el sombrero ante tu falta de miedo en exponerla, sin apologias.
Con tu permiso voy a seguir por aqui, leyendo tus escritos anteriores.

Gracias
Cinzia

oveja negra dijo...

En un no muy lejano país existen muchas ovejas negras que siempre andan escribiendo libros, leyendo poemas, manteniendo blogs o cuantas cosas se les ocurran. El problema es que el resto del rebaño no necesariamente se logra enterar de lo que las otras hacen, no saben donde fusilarlas, donde sacarlas a bailar o simplemente contactarlas así que posiblemente nunca se entretendrán levantándoles una estatua.

Anuncia tus eventos, reséñalos, expone tus fotos o tus poemas en nuestra galería. Colabora con nosotros y ayúdanos para algún día poder ejercitarnos todos en el tiro y la escultura.

Visítanos y si te gusta linkeanos