20.4.08

aquella luz, es una llama que arde?


La cotidianeidad entre otras cosas, enceguece. Esconde bajo la espesa bruma de la rutina, las cosas que sorprenden al ojo inocente. Esta ciudad por ejemplo, vista en mi condición de peatón no me parece la misma ahora que la examino desde la impresionante perspectiva que ofrece el ventanal de la casa de Horacio. Ha sitiado su mansión en una de las altas montañas del sureste de Guatemala y desde esta altura, a esta precisa hora en que nos nace la noche, la ciudad es un manto luminoso e intermitente. Un río de lava escupido por un gigantesco volcán que cotidianamente se ve dormido. Es una tierra incandescente esta, de muchos volcanes, y su centro: una ciudad que arde, entre disparos de fuego. Es muda la ciudad tras la ventana. La música de la fiesta le calla los murmullos. Horacio ha dispuesto invitarme a otra de sus farras. Celebraciones que fabrica con el único objetivo de incrementar su bien ganada fama de dandi generoso. Elegantes meseros reparten canapés y cócteles. Un vistazo alrededor me da la primera impresión de la fiesta. Un examen general de invitados. Es siempre la misma lista de nombres, organizados en idénticos grupos, pero con distinto peinado cada vez. La misma gente regodeándose de las mismas glorias. Es como si hubiesen tomado una fotografía, la hubiesen publicado en la sección de sociales del periódico y luego la expusiesen en cada celebración habida. Una imagen congelada de gente, conversaciones y relaciones sociales. Me aburro, intensamente, me aburro. He venido porque me hacía falta salir de casa. Últimamente he pasado mucho tiempo en silencio. Ordené mis libros. Revisé viejas notas. Regué mi jardín. Desconecté para siempre el teléfono. Limpié el frigorífico. Vaya, hice de todo para conseguir una idea concreta, clara, que me ayudara a seguir escribiendo. Pero nada. Son ya dos semanas sin ninguna iluminación concreta. En cierto modo, esto me ha hecho recordar porqué abandoné la idea de ganarme la vida con mis textos. Lo que me hace falta, ahora lo sé por experiencia, es sufrir un acontecimiento disparador. Dos o tres segundos intensos que me hagan resucitar de este letargo, este período mutis mutandi en el que involuntariamente me he hundido. El jolgorio de la gente, me llama la atención; lo provocan Horacio bajando las gradas, abrazado como siempre de una mujer, notablemente hermosa y anónima. Esta vez es una morena con un vestido que deja saber por qué Horacio se ha interesado en ella: las curvas, el volumen de las curvas, el color de las curvas. Ningún interés mueve a Horacio tanto como el placer que una mujer es capaz de darle. Lo sé, me lo ha dicho, lo he visto. Lo conozco desde hace quince años, cuando empezábamos la adolescencia en un colegio de curas. Horacio, al contrario de lo que se esperaba de nosotros en el colegio, se volcó a un hedonismo intelectual que luego se manifestó sin mesuras en el plano concreto ya en nuestra madurez. La buena fortuna familiar, le ha hecho más fácil el camino. Y si bien, hoy labora al igual que yo en una profesión en la que el lucro es ajeno, el dinero llega a sus manos de diversas y generosas fuentes. Ambos somos catedráticos en la universidad donde egresamos. Horacio imparte Ética y Filosofía. Por mi parte, me inicié como catedrático de Historia de las Religiones y ahora, por propio abandono, he llegado a ser un maestro de cursos libres de redacción y oratoria. Al principio me pareció una idea beneficiosa, puesto que proyecté terminar finalmente una novela que ideé hace cinco años. Quería publicarla y para ello me deshice de los compromisos que me absorbieran tiempo. Pero ahora, seis meses después, tengo las mismas notas de hace cinco años llenas de tachones nuevos, la casa llena de cenizas de cigarro esparcidas por doquier al igual que botellas de güisqui vacías y libros que me han hecho recordar que los temas esenciales han sido agotados por los griegos y alguno que otro contemporáneo, apropiándose de toda posibilidad de belleza en el lenguaje escrito. Pero no soy de los que se rinden fácil; Horacio tampoco. Ahora saluda a otros invitados y se aproxima a mí. Me presenta a Débora, la morena que lo acompaña. Es una mujer agradable de suaves manos y un finísimo y largo cuello sobre el cual pende un collar de brillantes que supongo es regalo de mi colega. Hay algo especial en ella, a parte de que es una mujer elegante y contrasta con las últimas conquistas de Horacio. Ahora recuerdo a las brasileñas en semana santa, por ejemplo. Pero bien, además de la encantadora Débora, Horacio me remite después del breve saludo, con un viejo conocido: Noel. Lo conocí cuando era una promesa joven de la poesía, junto a su novia, Amanda. Se casaron y recién se ha separado, según me cuenta. Fue algo terrible, no teníamos hijos, pero sí dos perros, un gato y un loro al que nunca le tuve cariño. Tú sabes que uno no puede ser del todo fiel, llevábamos once años juntos y tres de novios; un buen día me conseguí un amante y Amanda se enteró. Fue un desastre, un mar de lágrimas y reproches. Me echó de la casa el mismo día, junto con los animales, tomé el auto y los metí allí. Anduve una semana completa buscando un apartamento donde los aceptaran, hasta que finalmente Horacio me alquiló una casa en el norte de la ciudad. Yo brindé a su salud y luego lancé el dardo: y todavía escribes, Noel? Hubo una pausa silente de su parte, volteó a ver la ciudad tras el ventanal. Escudriñó el horizonte y por unos segundos pensé que se había sumergido en un abismo espiritual del cual no lo podría regresar. Pero pronto volvió la mirada hacia mí y me disparó a quemarropa: lo he dejado. Escribir, es una cosa de locos, Julio. Si lo vas a tomar en serio, si de verdad quieres escribir dos o tres líneas que valgan la pena debes tener en cuenta que a cambio habrá un sacrificio. Uno muy grande, uno que yo no estoy dispuesto a dar. Creo que me estoy perdiendo, pensé, pero de inmediato, Noel continuó explicando: Las historias más genuinas, ya están escritas todas, ocultas eso sí en un plano surreal. El verdadero escritor es sólo una ventana entre ellas y el lector. La idea no puede ser entendida sino bajo el frágil sistema de lo místico. El universo en sí, no puede ser sostenido sino por la iluminación! Todo tiene un lado oculto a la vista: ves, la ciudad, desde acá, cuál es el lado qué ves? Y su espalda? Has visto las cosas de verdad? Por ejemplo, este vaso: no le ves completo, ves un lado. El escritor debe ver todos los lados al mismo tiempo si quiere comprender un objeto. No se puede describir algo si no se conoce el objeto a cabalidad. Y para ello debe trasladarse el escritor al otro plano, a la espalda oculta de las cosas. Bah! Y cómo vas a hacer eso, Noel, las drogas son para gente mucho más joven que nosotros! Oh, no estoy hablando de las drogas, Julio, hablo de algo mucho más exigente: para ser un escritor, debes vivir en un plano dual de ficción y realidad. Y para ello, debes desdibujar una gran parte de ti, acá en el mundo real. Ser un fantasma, me entiendes? Un testigo mudo, silente, una sombra que absorbe de la luz ajena la iluminación de sus letras. No tomar parte, vamos, no ser! Y esa parte tuya que se borra, existirá en otro plano, el irreal y esa dualidad hará que seas una ventana entre la historia y el lector. Joder, estás loco, Noel! Dije y cambié de conversación. Hablamos del clima, como todos los idiotas que no saben de qué más hablar. De los cuadros que llenan las paredes de la casa de Horacio. De nada. La fiesta terminó tres horas después y yo estaba sino borracho, a punto de estarlo. Me despedí de mi anfitrión y de Débora. A Noel lo perdí cuando se acercó a platicar con sus ex editores. Era la madrugada del sábado diecinueve de abril. Obscura, fría. Las calles desiertas, mientras las recorría en el auto, en silencio, con la radio apagada. Me detuve en la carretera, camino a casa, para darle un último vistazo a la ciudad, desde la perspectiva de esta montaña. Apagué el auto y me quedé allí largo tiempo, pensando en lo que Noel me dijo. Suena desquiciado, lo sé, pero cada vez encuentro más verdades en sus palabras. Hay que despojarse de uno. Un plan asceta para escribir. Una madrugada que se pierde en el olvido. Amanece. El tránsito empieza a fluir mientras sigo aparcado viendo la ciudad. Aún no me armo de valor para regresar a casa, porque sé, que cuando llegue allí, las líneas epidérmicas de mis dedos habrán inevitablemente, empezado a borrarse, sustituyéndolas líneas ficticias, imágenes. Y una ventana empezará a dibujarse en mí; o bien, un infame engaño, que sólo yo podré desenmascarar.

+imagen: Guate360

38 comentarios:

Oswaldo J. Hernández dijo...

Exactamente, el síntoma de un escritor. Es increíble, mientras vos me leías yo te termino de leer. Extraño. muy Extraño. A veces me dan ganas de desperdiciar un buen texto en blog. Aunque sigo sin atreverme. Saludos.

Massagem dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Massagem, I hope you enjoy. The address is http://massagem-brasil.blogspot.com. A hug.

vesania dijo...

Ohhh Julio querido no esperaba encontrarme con semejante texto, por lo visto siempre uno aqui se encontrará con una sorpresa, y bastante agradable...

La verdad si elretomes esa novela y te desempañes a tiempo completo como escritor,significa dejar de ser, quedate como profesor, y sigue tu vida, asi con tu jardín tus libros, tus mujeres, pero no como fantasma...

eso es parte de mi egoismo tal vez,

Ya eres un gran escritor, (halagos no gratuitos jajajaja)

Saludos

sarah dijo...

lo voy a estudiar, Prado, tesoro, y ya te contaré. Besos.

A do outro lado da xanela dijo...

por unos días tuve miedo de que desaparecieras. Pero veo que no, por fortuna.

te diría que retomes la novela, que tdos los escritores pasan por periodos sin inspiraciones, que las musas son unas diosas rameras, que por más que las obligues a trabajar estas sólo lo hacen cuando a ellas les apetece...

...aunque no creo que sirva de nada: eso mismo me lo han dicho cientos de veces y yo también sigo con mi novela inacabada [a penas empezada sería más justo], con cientos de relatos apenas escritos y con visos de no ser acabados nunca.Con las ganas de dejarlo todo por falta de talento, de tablas...

Así que, no voy a decir nada. Simplemente que me ha encantado el texto [tal vez por haberme sentido identificada?] y que me alegro de que hayas vuelto.

Un abrazo

sarah dijo...

Estás un poco filósofo , hoy.
No tengas miedo de escribir ni de que otros tengan o se adelanten a tus ideas, pues como el pintor, primero se bebe en la fuente de la vida, luego sólo se va al agua que no está contaminada , si se puede, y todos los escritores, aunque escriban biología, son necesarios para que nadie beba de mala fuente, que no es tu caso. Un abrazo.

sarah dijo...

"Un río de lava escupido por un gigantesco volcán que cotidianamente se ve dormido"...le encanta la frase, me acaba de decir Elisa y que te diga y que está terriblemente ocupada, ahorita, por lo que me pide que lo escriba yo en su nombre, y que te diga también lo siguiente:
Debes, pues, en conclusión de todo lo que dices en el texto, escribir,porque nace de tí,y para que otros aprendan a ver como ves tú, que no saben hacerlo: Todo está ahí, sí,lo difícil es darle un Nombre; y cuantos más objetos , ideas concretas, o ideas más complicads, nociones abstractas, haya que nombrar, más difícil es. Por eso se necesitan escritores.; enseñan a mirar.

elisa dijo...

Paso rauda por aquí aver si Sarah ha cumplido mi encargo; veo que sí .Mándoles besos a los dos, a Sarah y a tí.

Quillén dijo...

Bravo! Bravo! Organicé una ola y todo! Bravo!
Muy buenas reflexiones, un texto para pensar... sobretodo para quienes como yo juegan a ser escritores. Vos hace tiempo que dejaste de jugar. Excelente escrito! Cariños.

Historia de los Días dijo...

la idea del escritor como un medium. quizás todos los días de la vida ya estén escritos también, al otro lado de la ventana...

suerte con la novela. salute

Camille Stein dijo...

yo intento asomarme por detrás, desde todos los ángulos posibles... no es un ascetismo, quizá atender a la proliferación de interpretaciones, convertirse en sacerdote y chamán... mirar por la ventana mística.

magnífico tu texto.

un saludo.

More Baker dijo...

Me quedé cavilando en eso de deshacerme de mí.( Soy lo único que tengo en esta vida...)
Difiero con Horacio o con quien dijo que todas la historias están contadas. Hay temas te máticas repetidas, porque desde que el mundo es mundo, somos los mismos. Pero creo que el buen escritor, EL ESCRITOR, está definido más que por la historia, o por su tema, por su "forma" de contarla.
Yo insisto en que tú podrías vivir perfectamente de este oficio.
Te dejo mi abrazo y mi aplauso por este artículo.

CecydeCecy dijo...

Hay escritores maravillosos y algunos que quedan en el anonimato, a mi me encantaria saber escribir pero no es el don que me ha tocado asi que me deleito con estos escritos como el tuyo.

besos

Cel3ste dijo...

...el don lo tienes...¿pero será la voluntad la primer manifestación del Destino?...

Arcoiris dijo...

!!aplausos!!
tienes miedo?
atrevete
conviertete en dos,en realidad y ficcion.

esnecesariohabervivido dijo...

yo sólo se que la vida es mejor cuando se escucha son cubano...

anamorgana dijo...

Temi que nos dejaras veo que no y me alegro. Este texto es una sorpresa para mi. Diría que no dejes esa novela, sigue intentandolo, yo no entiendo mucho,pero te veo escritor. No tengo mucho tiempo pero es un placer pasar por aqui. Un abrazo.
anamorgana

mar.de.Isaac dijo...

Pues me retiro... me dirijo a no ser... lo único que me ha salvado es mi utopía... escribir eterno.





Un saludo.

satira dijo...

creo que para ser esritor tenes que usar los sentidos y convertirte en observador meticuloso de lo que pasa a tu alrededor y mas importante que todo lo demas dejarte fluir entre el papel que el hable por ti ...

saty : 9

A dijo...

no solo vivir en la dualidad de la ficcion/realidad, sino evadir esta ultima de manera arbitraria.

Besos de mentiras
A.

El Dilema dijo...

si ya sos escritor, que mas se puede pedir???

nickjoel dijo...

una imagen vale mas que mil palabras, y mil palabras a veces valen mas la pena que una imagen... delante de nosotros esta el futuro, ese que nos pertenece, del que somos dueños innatos, y que nadie nos puede arrebatar... delante de nosotros esta el atardecer que nos da luz para continuar, desenmascarar el alama para hacerla, o permitirle volara mas...

genial amigo GENIAL

Nacho Epuñan dijo...

Hay que hacer lo que al alma le valga la pena.

así valdrá de verdad.
finalmente uno siempre sabe qué hacer, pero pocas veces se hace caso, o rompe el miedo.


un abrazo
nos leemos

mujer del traje gris dijo...

al menos esa ventana te servir{a para espara de ti, de tu tú adentro.
Bonita la imagen.

Abrazos! :)

Prudence Cohel Smith dijo...

Ja! cuantas veces pensé antes de entrar a la universidad, escribir, un curso de poesía tal vez. Mi primer amor y las palabras salían sin que las pudiera detener, tomando formas que no reconocía tanto que no podía aceptar que fueran mías, como tremenda unión saldría de mi.
Hoy acabo de salir de mi alejamiento y volví, tratando de retomar poesía sin amar con la simple ilusión de encontrar a alguien.
Pero me imaginé a mi misma unos años más, trabajando,¿y la poesía? la dejé, ¿Y el talento? no era demasiado, nunca estudié cursos, nunca supe hacer una poesía de verdad. ¿Y el libro de poemas? Te enseño los que tengo pero... no parecen profesionales, soy una abogada, no una poeta.
Y me dio miedo tu escrito, definitivamente la lucha de ser y dejar de ser para volverte escritor o poeta, tal vez si sea muy grande.

Pau Llanes dijo...

Excelente texto... he leído una buena parte de los anteriores... ha sido una suerte encontrarle... espero, deseo, que nos frecuentemos a través de nuestras palabras... saludos... pau Llanes

mangeles dijo...

Ni idea cielo...yo no sé escribir (soló en la ducha jejee)...pero tú escribes muy bien, y seguro que seguirás haciéndolo.

No sé si todo está escrito...pero desde luego...no todo está leido...por mucho que la esencia de todo, pudiera o pudiese estar escrito ...hay millones de personas que aún no han leído el libro esencial de su vida....así que...adelante.

Un beso

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Me encantó esa burbuja que aquellos que pueden crear, idean en lugares alejados donde no llegan los olores feos, ni los ruidos de las sirenas, ni apenas se oye, o se toca todo lo gris de las calles de allá fuera.
Y me encantó cmo escribes, nada mas.
Un beso, y bueno... es que la gente habla bien de ti, y una llega aquí de la mano de aquellos que te saben leer, y luego transmiten lo que tu transmitiste antes.

Prado dijo...

Oswaldo, no se desperdicia nada en un blog. He decidido que es una forma más adecuada de literatura. No sé si el tiempo me dé la razón o sea el mero entusiasmo. Pero le tengo fe.
Salúdole.

Massagem, thanks for the comment. It's seems like you're a very benevolent spam machine.

Un fantasma sí, novela, no sé. Es una tortura una novela, no un cuento. Besos.

Gracias Xanela! me di un descanso. Tengo períodos de hartazgo de todo, mucho más seguidos de mí. Me da una pereza leerme. Escribir más. Seco de ideas. Sigue con tu novela. Mírame a mí, escribiendo sobre no saber qué escribir! Besos.

Gracias Sarah-Elisa. Pero, para enseñara a mirar, hay que dejar de ser miope. En esas ando! Buscando la experiencia vital. Besos.

Gracias Quillén, besos.

Eso, mi estimada o estimado historia es algo que habrá que averiguar. Y cómo? en eso estoy! salúdole.

Lo hace ud. de maravilla, poeta. Amigo Stein, salúdole. Exhórtolo continúe! Suplícole!

Yo sí le creo a Noel, señora B. que existe un intesrticio tras la ventana ficticia a la que uno en dado caso puede trasmutar, en la que las historias, contadas están. Pero escucho otras opiniones. Mándole besos.

Si algo he de destacar, de las muchas cosas que ud. me ha mostrado, Cecy, es su generosidad. Se lo agradezco. Besos.

será el Destino una manifestación de la voluntad? habría que partir de ello, Celeste. Abrazos.

Miedo no, pereza. Siendo decepcionarla, Arcoiris. Salúdole.

Esa observación la comparto y la aplaudo. Escucho algo de Buena Vista Social Club. Rebeka! Abrazos.

La novela es una tortura, Anamorgana y creo que no vale la pena ninguna tortura, ando de lo más hedonista. Besos.

Escribir salva de los cuervos y las moscas, se lo aseguro, mi estimado Isaac. Prosiga ud; escriba!

Parece que ud lo tiene clarísimo, Satira. Felicítola! Yo no. Qué es escribir al final de cuentas y qué es lo que se escribe? por qué es útil, por qué no me dedico a barrer que en todo caso sería más necesario y hasta santo me haría! jo! muchas preguntas últimamente. Abrazos.

y cómo se puede querida A. evadir una bomba teledirigida? quisiera saberlo. aplicarlo, ud. sabe...
Abrazos.

Duvi? Gracias dilema!

Gracias Nickjoel. Agradézcole.

Y qué pena le valdrá a mi alma? habrá más pena? renuncio a ellas, Don Nacho. Renuncio! Salúdole.

Ha encontrado ud. utilidad al texto. Eso es de admirar. Agradézcole Mujer en el Traje Gris. Regálole un clavel para el ojal.


Agradezco la transparencia en su comentario Prudence, pero no se trate ud tan mal. Me parece destacable lo que ud. hace: encontrar lo poético en un mundo de leguleyos! yo casi me rindo...Besos.

ASí será, don Pau. Téngalo por seguro. Visítole!

Buen punto, querida Mangeles. Buen punto...
Besos.

Se le agradece infinito la lectura, delirium! y mucho más la soltura con la que ud. manifiesta bondades hacia mí. No serán desperdiciadas, las acobijaré en buen sitio. Besos.

DESPÍDOME.

PD. ESCRIBIR SOBRE NO SABER QUÉ ESCRIBIR, SERÁ UN DELITO?

The Black Wizard dijo...

filosoficamente enredado pero a al vez muy claro...por que para ser escritor tenes que dejar de ser individual para convertirte en del pueblo para saber todo sus sentires.

Saludos maestro, te mando saludos Juan Pablo Penedo que estuvimos bebiendo el sabado y le comente que lo conocias..

Rey Mono dijo...

Tu texto me recordó un poco a "Los detectives salvajes", de Bolaño; es decir, a la aspiración a la escritura como a una especie de tierra prometida, el fracaso de Ulises Lima ante ese sacrificio que mencionas, el relativo éxito de Arturo Belano, la disolución de todo en la incertidumbre...

El lenguaraz dijo...

Me he reconocido en su texto, y lo he hecho en tres de los personajes que se dieron cita en esta velada horacíaca. Me he visto en Ud. y lo que le aburren las fiestas; en su forma de mirar, y ver las cosas como quien lo hace desde una atalaya, dejando que los detalles fluyan, no ya de lo visto, sino de lo que hay detrás a la hora de escribir. No recuerdo quien fue el escritor que dijo que es bueno que la inspiración te encuentre trabajando cuando llegue; en mi caso no funciona así, y es una suerte que no me dedique a ello, porque nunca me encontraría.
Me forzado, es verdad, a verme como Horacio, haciendo la entrada triunfal con su propio banquete de la cintura, pero nada me ha costado imaginarme ser catedrático de filosofía y calavera. Lo de Noel es más simple; él ha dejado claro que las grandes gestas, como tener esposa, zoológico en ciernes y una concepción de la escritura como aproximación al absoluto, juntas, están destinadas al fracaso. Si en el mundo no hubiera gente dispuesta a leer nombres en lugar de palabras, una pléyade de escritores de éxito, andarían vendiendo seguros. Escribir es una actividad solitaria y caótica, con momentos de exaltación a deshoras, que la hacen incompatible con otra compañía que no sea uno mismo y el montón inevitable de platos en el fregadero. El sacrificio no estaría en ese caso en escribir, sino acompasar la actividad con Amanda y los bichos.
Usted tiene talento amigo Prado, y no es verdad que todo esté escrito ("o leído", que he visto en los comentarios como sabia acotación); siempre hay en una visión diferente de los mismos hechos, un universo en expansión, para quien quiera dirigir su haz hacia él. Yo espero poder seguir leyéndolo, y estoy en completo acuerdo con Ud. en que un escrito en un blog, no es un desperdicio; es un milagro, y si bien no hay remuneración económica, el placer de crear y compartir, la suple con creces.

PROSÓDICA dijo...

Yo creo que More Baker lo ha dicho todo...ella tiene esa mania de ser atinada. No importa si lo que escribis ya ha sido escrito antes, lo que importa es que lo contas a tu manera...muy tuya.
y es cierto lo otro que dice Horacio...para ser un buen escritor, tenes que saber transportarte de mundo a mundo.....como al estilo Peter Pan, te acordas?...entiendo que no siempre se quiere dejar del todo el real, el que tenes ahora y eso esta bien tambien.

Abrazos Aviador.

Iris dijo...

Prado, tenías razón. Yo también lo pensé antes de leer tu comentario en mi blog. Su vida podía ser otra ficción. Como ves, como veo, por tu post, vamos de ficción en ficción borrando nuestra propia identidad.
Un beso desde Madrid

Pau Llanes dijo...

Gracias por su texto, Prado... lo releí media docena de veces en Times new roman, cuerpo 13... Excelente... Me ha animado a escribir un par míos relacionando sus reflexiones sobre escribir con respecto a la pintura, a ver si la semana que viene los termino y arrojo a sus ojos... Es un placer encontrarse en medio de un pantanal de letras... Abrazos... pau

vesania dijo...

he sentido alterada mi concepcion de Domingo... besos que estes bien

El hombre que tuvo alas dijo...

Que buen viaje!
En algún momento me sentí en una novela de Millás... eso es lo que él hace, crear planos surreales con sus personajes, todos ó casi todos, tienen una doble vida, la que los demás ven y esa, en la que el personaje se enfrenta a su visión del mundo sin telones de por medio, quizá sea cierto, se requiere cierto ascetismo para escribir, pero no para escribirlo todo, uno siempre regresa, eso que te hace sentir no se olvida fácilmente, ¿cómo se puede ser partícipe y espectador?, solo así, escribiendo.
(Yo compraría tus libros)

More Baker dijo...

Ajá amigo Prado, dónde andará usted? porqué nos ha abandonado?!